Acólitos

Reglamento

Régimen interno para el cuerpo de acólitos

Artículo 1.

El presente Reglamento de Régimen Interno tiene como objeto fundamental la organización del Cuerpo de Acólitos, para su participación tanto en los cultos internos y externos como en los actos piadosos y procesiones que la misma organice.

También es objeto del presente Reglamento concretar las competencias del Diputado de Cultos y del Diputado Mayor de Gobierno respecto a la organización de este grupo de hermanos, así como definir su composición, funciones, obligaciones y proceso de designación de puestos en el ejercicio de su ministerio.

Artículo 2.

El Diputado de cultos, como recogen nuestra Regla 69, es el responsable de la organización de los cultos que realice nuestra hermandad. Con el objetivo de lograr la mejor celebración y mayor solemnidad posibles de todos ellos, se ocupará de la organización de un Cuerpo de Acólitos, pudiendo contar con la ayuda de algún hermano colaborador, preferentemente miembro de la Junta de Gobierno, en el que delegue algunas funciones propias.

Por la especial convergencia con la Diputación Mayor de Gobierno procurará coordinarse con el Diputado Mayor de Gobierno, especialmente en la organización de la cofradía en lo referente al cuerpo de acólitos.

Artículo 3.

El Diputado de cultos deberá ocuparse, en colaboración con el Director Espiritual, de la formación de los hermanos del Cuerpo de Acólitos, sobre todo de la preparación de los mismos en los conocimientos litúrgicos necesarios que estos deban tener para desarrollar de forma adecuada su labor en los cultos que participen.

Artículo 4.

El Diputado de cultos es el responsable de designar a los hermanos que participen como acólitos en los cultos internos y, en coordinación con el Diputado Mayor de Gobierno, de los cultos externos, así como en los actos piadosos y procesiones que la Hermandad realice, y asignarles las funciones que deberán desempeñar en los mismos.

Composición del Cuerpo de Acólitos.

Artículo 5.

Podrán formar parte del Cuerpo de Acólitos todos los hermanos y hermanas que voluntariamente quieran participar en los cultos internos y externos y en los actos piadosos, ayudando a los celebrantes, así como en las procesiones, incluida la Estación de Penitencia, portando los signos y ornamentos propios de los actos litúrgicos, y que cumplan con los requisitos que establece este Reglamento.

Los menores de 18 años deberán traer, para los cultos externos, una autorización firmada por sus padres o tutores legales.

La composición del número de acólitos para los cultos internos (quinario, triduos o funciones extraordinarias) será fijada por el Diputado de Cultos, atendiendo a la disponibilidad de la capilla y la capacidad del presbiterio, según el caso. Para la estación de penitencia, Vía Crucis y procesiones extraordinarias la composición será fijada por el Diputado Mayor de Gobierno, en coordinación con el Diputado de Cultos. El modelo tipo en la estación de penitencia será: un pertiguero, cuatro ciriales, dos turiferarios, un naveta y dos ayudantes. La Cruz procesional irá acompañada de dos ciriales.

Artículo 6.

Los hermanos del Cuerpo de Acólitos participarán en los cultos internos y externos y en los actos piadosos organizados por la Hermandad, auxiliando al celebrante en la liturgia y ritual propios de cada uno de ellos, con el objetivo de lograr la mayor solemnidad posible de los mismos y fomentar con ello la piedad en los fieles.

Ayudarán a los celebrantes portando los signos y ornamentos empleados para los distintos actos litúrgicos según la normativa eclesiástica de aplicación en cada caso, así como en las procesiones, teniendo en cuenta las costumbres y tradiciones propias de nuestra hermandad.

OBLIGACIONES DE LOS ACÓLITOS Y SERVIDORES.

Artículo 7.

Los hermanos del cuerpo de acólitos asistirán y participarán con aprovechamiento a todos los cursos y actos formativos que la hermandad organice o proponga para la mejor formación de los mismos.

Artículo 8.

Los hermanos del cuerpo de acólitos deberán mostrar disponibilidad para participar en los cultos y actos piadosos organizados por la hermandad, desempeñando las funciones que les hayan sido encomendadas por el Diputado de Cultos.

Artículo 9.

Los hermanos del cuerpo de acólitos asistirán a los cultos y actos piadosos realizados por la Hermandad, aunque no les haya sido designada labor auxiliar alguna.

Artículo 10.

Los hermanos del Cuerpo de Acólitos deberán participar con regularidad de forma activa en la vida de Hermandad, con actitud comprometida y de servicio.

Artículo 11.

Los acólitos deberán presentar un aspecto físico cuidado, tanto en el aseo como en la imagen personal, para poder participar en los cultos y actos piadosos, así como en las procesiones, no estándoles permitido la utilización de signos externos distintivos que desdigan del decoro propio de estos actos. Quienes tengan el pelo largo, deberán llevarlo convenientemente recogido. En ningún caso les estará permitido utilizar objetos electrónicos durante la celebración de los cultos, actos piadosos y procesiones.

Artículo 12.

Los hermanos del Cuerpo de Acólitos deberán vestir la indumentaria requerida para cada culto o acto piadoso en el que participen, sin hacer mal uso de ella, preocupándose por su conservación y buen estado. Independientemente de las albas y dalmáticas, deberán vestir zapatos y calcetines negros.

La Hermandad facilitará los medios necesarios para que los acólitos y servidores desarrollen su labor de forma conveniente y eficaz.

Artículo 13.

La ausencia sin causa justificada de peso y aviso previo, impuntualidad, falta de actitud antes, durante y posterior al ejercicio de su servicio o incumplimiento general de algunas de las obligaciones descritas, serán tenidas en cuenta al objeto de prescindir de su colaboración, siempre previa audiencia al interesado. En cualquier caso, en primer lugar se hará una corrección fraterna y, en caso de reincidencia, se dará de baja en el cuerpo de acólitos.

Artículo 14.

La Hermandad está obligada a cuidar de la formación religiosa y litúrgica de los hermanos que conforman el cuerpo de acólitos. Para ello organizará, a propuesta del Diputado de cultos, cuantos cursos y actos formativos estime conveniente o propondrá la participación en aquellos cursos organizados por otras instituciones afines, con el objetivo de que estos desempeñen con la mayor solvencia posible las funciones encomendadas en los cultos y actos piadosos. Los hermanos del cuerpo de acólitos están obligados a asistir y participar en los mismos.

Designación de los puestos y funciones de los acólitos, monaguillos y servidores.

Artículo 15.

El Diputado de Cultos, en coordinación con el Diputado Mayor de Gobierno, previamente a la celebración de cada culto interno o externo, incluida la Estación de Penitencia, o de cada acto piadoso, confeccionará una lista en la que asignará los diferentes puestos a ocupar y las funciones a realizar por los hermanos del cuerpo de acólitos.

Artículo 16.

Aquellos hermanos que deseen participar como acólitos en la Estación de Penitencia deberán cumplir necesariamente con los siguientes requisitos:

– Haber asistido y participado con aprovechamiento al curso anual que la hermandad organizará para la formación de los hermanos del Cuerpo de Acólitos, o aquellos propuestos por la misma y organizados por otras instituciones afines, salvo causa grave.

– Participar en las misas de hermandad ayudando al celebrante, cuando le sea asignada dicha labor por el Diputado de Cultos, dentro del turno rotatorio que podrá establecerse cada curso cofrade entre los miembros del cuerpo de acólitos para cumplir con tal cometido.

– Participar en los cultos de la hermandad desempeñando la labor que el Diputado de Cultos le asigne en cada caso, para lo cual también se atenderá al criterio de rotación entre los miembros del cuerpo de acólitos.

Artículo 17.

El criterio para asignar los puestos de acólitos en la Estación de Penitencia será el de la antigüedad de pertenencia a la hermandad de entre los hermanos solicitantes pertenecientes al cuerpo de acólitos y que hayan cumplido lo dispuesto en el artículo anterior, o sea, asistencia a los cultos y actos formativos. En caso de que quedasen puestos vacantes sin cubrir, el Diputado de Cultos, en coordinación con el Diputado Mayor de Gobierno, designará a los hermanos que ocuparán dichos puestos dentro de los componentes del cuerpo de acólitos.

Los acólitos que acompañan a la Cruz Procesional y quien la porte tendrán prioridad para pasar al cuerpo de acólitos de los pasos, cuando haya vacantes. 

Cómo unirse al cuerpo de acólitos

Si eres joven, y deseas formar parte del cuerpo de acólitos de nuestra hermandad, para participar en los cultos y recibir al mismo tiempo una formación litúrgica básica, ponte en contacto con nuestra Diputada de Cultos y Catequesis, Mari-Ángeles Marrufo, o con nuestro Fiscal I y capiller, Antonio Casado.

CONTACTOS

686 026 209

secretaria@jesusdespojado.org / mayordomia@jesusdespojado.org

Noticias relacionadas